Ellos son el 0.5%: Abriendo la Puertas al DREAM Act

El 14 de Agosto, El Departamento de Seguridad Interna anuncio los requisitos que los inmigrantes jóvenes indocumentados necesitaran para comprobar que califican para el programa de Acción Diferida con la administración de Obama. Este anFuture DREAMERs through Deferred Actionuncio occurio el dia antes de que el USCIS estuviera listo para aceptar aplicaciones para el programa.

Se calcula que miles de inmigrantes jóvenes indocumentados posiblemente puedan beneficiarse de este programa, cual fue anunciado por el Presidente Barack Obama en Junio de este año. El programa comienza solo meses antes de las elecciones del 2012 para la presidencia en cual el votante Hispano podrá desempeñar un papel importante. El Presidente Obama ha estado bajo fuego ya que la comunidad Hispana lo acusa de no haber cumplido con su promesa en la campaña  anterior de revisar el sistema de inmigración de la nación. Este cambio ejecutivo de política podría detener la deportación para un millón de inmigrantes jóvenes indocumentados que hubieran calificado para el Dream Act, el cual el Presidente Obama siempre apoyo.

Y obviamente, los legisladores Republicanos no están de acuerdo con eso, incluyendo el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes Lamar Smith, R-Texas, quien dice que la política es una amnistía clandestina. El Gobernador de Arizona Jan Brewer firmo una orden ejecutiva que rechaza cualquiera de los beneficios, incluyendo licencias de manejo, que le podían ayudar a los que califican para Acción Diferida. Esta movida  del Gobernador Brewer parece confirmar que la gente que esta contra los indocumentados esta mas que nada en contra de la inmigración ya que específicamente no esta dejando que los inmigrantes indocumentados encuentren alivio.

La administración planea no deportar a muchos inmigrantes ilegales que fueron traídos a los E.U. de niños. Para calificar para el programa de Acción Diferida, inmigrantes deben comprobar lo siguiente:

  • Que entraron a los Estados Unidos antes de cumplir 16 años;
  • Que tienen o son menores de 30 años;
  • Que han estado viviendo en los Estados Unidos por cinco años;
  •  Que están en la escuela, son graduados, o tienen un GED, o trabajaron para el ejercito;
  • Que no han sido convictos de ciertos crímenes o son una amenaza a la seguridad.

Las pruebas de identidad requeridas pueden ser un pasaporte, partida de nacimiento, registros de escuela, médicos, financieros, o de servicio del ejército.  El Departamento De Seguridad Interna ha dicho que en algunos casos, múltiples declaraciones juradas, firmadas por una tercero bajo sanción de jurar en falso, también podrán ser usadas.

El director del USCIS, Alejandro Mayorkas, también ha aclarado que ser aprobado para evitar deportación no significa que le dará status legal o lo pondrá en camino para obtener una ciudadanía y que el costo de la solicitud podrá ser muy caro para muchas personas. Los solicitantes deben de pagar $465.

Una decisión podría tomar varios meses, y en ese tiempo, los inmigrantes no podrán salir del país. Y si el solicitante  es permitido quedarse en los Estados Unidos y quiere salir del país, el tendrá que pedir un permiso para volver entrar. Esa petición podría tener un costo de $360 o más.  En un documento de la Prensa Asociada, se calcula que el costo del programa es aproximadamente entre $467.7 millones y $585.4 millones. El Departamento de Seguridad Interna anticipa colectar alrededor de $484.2 millones en pagos.

El Centro Hispano Pew calcula que 1.7 millones de gente calificaran para trabajar legalmente en el país. Esa figura es 0.5% y finalmente la mayoría de esta gente joven podrá salir de las sombras y ser parte del país que consideran ser su hogar.