Anti-Arizona Ley No Pasó en California

104869715El gobernador de California Jerry Brown hizo a mucha gente feliz el domingo cuando firmó y aprobó el proyecto de ley AB 2189, que otorgara licencias de conducir de California a los recipientes de Acción Diferida. Sin embargo, también dejó a bastante gente molesta.

Esa misma noche, el gobernador Brown rechazó la aprobación de un proyecto de ley que se está llamando el proyecto de ley “anti-Arizona.” Este proyecto de ley fue creado para proteger a algunos inmigrantes indocumentados para que las autoridades locales no puedan chequear el status de inmigración. A los únicos que si se les chequearían su status serían a las personas que han sido acusadas o condenadas de un delito grave o un delito violento.

Esto, dicen los defensores, podría haber servido como contrapeso de la legislación que se encuentra en pie en Arizona con la SB 1070. Las autoridades de Arizona están obligados a preguntar a la gente por sus papeles si las autoridades sospechan que esas personas son indocumentadas. Si una persona está detenida por manejar con exceso de velocidad, por ejemplo, y el oficial tiene alguna razón para creer que el conductor no tiene documentos, el oficial tiene la obligación de pedir una prueba de status legal. El Tribunal Supremo aprobó esta específica provisión tan sólo unas semanas atrás. Otros estados tienen leyes similares: Alabama, Georgia, Indiana, Carolina del Sur y Utah.

Este tipo de legislación es vista como una forma de abrir la puerta a la discriminación racial. La decisión del Gobernador Brown perplejo a partidarios californianos del proyecto ley “anti-Arizona,” ya que creían que el gobernador iba a firmar el documento. Brown emitió un comunicado diciendo que él apoya una reforma integral pero que este proyecto de ley es erróneo porque, como está escrito, se excluye a las personas que han cometido delitos como abuso de menores y la venta de armas.

El debate seguramente continuará en California, el estado con la mayor población de inmigrantes indocumentados. Grupos de derechos de inmigrantes por seguro seguirán impulsando un cambio.