Informe de Gastos Migratorios

Antes de encontrar la manera de hacerle frente a los 11 millones de indocumentados en los EE.UU. y antes de considerar darles la ciudadanía Estadunidense, muchos en el Congreso piden que el gobierno aplique las leyes antes de crear una reforma migratoria. Un nuevo informe dado a conocer ayer es una prueba que el gobierno federal ya está usando enormes recursos para reforzar las leyes de inmigración.

Según el Instituto de Política Migratoria, en el 2012, la Administración de Obama gastó $18 mil millones en las leyes de inmigración. Más dinero se gastó en las leyes de inmigración que en la aplicación de leyes del resto de las agencias federales principales.

Este informe confirma que deportar a los inmigrantes indocumentados y el controlar la inmigración son ahora más las prioridades más importantes del gobierno.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración, USCIS, y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. ICE, han referido más casos a los tribunales que agencias como el FBI, la DEA y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos. El gasto total combinado de estas agencias fue de $14 mil millones.

El presupuesto del ICE ha aumentado un 87 por ciento desde el 2005. El mes pasado, la agencia anunció que 410,000 inmigrantes fueron deportados en el 2012. Obama tiene el récord de mayor número de deportaciones en su primer mandato.

El Congreso de este año tiene más miembros Latinos que nunca en la historia. Tal vez, esto en combinación con este nuevo informe influirá en la aprobación de una reforma migratoria. La última vez que el Congreso hizo una reforma en las leyes de inmigración fue en 1986.

El presidente Obama se ha comprometido a lograr que se haga en el 2013.