Activistas Piden Suspender Deportación en Medio de Reforma Migratoria

DeportationActivistas están pidiéndole al Presidente Obama que detenga la deportación de personas que podrían ser elegibles para legalización por medio del nuevo proyecto de ley de reforma migratoria.

Ayer, en una conferencia telefónica con medios de comunicación, activistas del National Day Labor Organizing Network, FL-CIO, Mexican American Legal Defense and Education Fund, y United We Dream dijeron que Obama debe actuar de inmediato y detener las deportaciones ahora mismo, incluso antes de que el Congreso vote sobre el proyecto de ley de reforma migratoria.

Estos activistas tiempo se han sentido decepcionados con el alto número de deportaciones de Obama. De acuerdo con el Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos, el ICE, Obama deportó a 1.5 millones de personas en su primer mandato.

La Administración defiende las altas cifras de deportación diciendo que demuestran su fuerte enfoque en la aplicación de ley. La Administración dice que sólo se enfoca en la deportación de criminales, los que violan las leyes de inmigración repetidamente, las personas que han cruzado ilegalmente recientemente, y la gente que son amenazas para la seguridad nacional.

Sin embargo, los activistas dicen que los inmigrantes indocumentados respetuosos de la ley que no representan una amenaza a la seguridad nacional no han sido protegidos. Los activistas estiman que 90,000 de esos inmigrantes indocumentados no criminales son deportados cada año.

Los activistas parecen estar entusiasmados con el proyecto de ley para la reforma migratoria. Después de todo, lo que le están pidiendo a Obama demuestra que los activistas del labor, activistas de los latinos y activistas de inmigración deben tener confianza que el proyecto de ley de reforma migratoria se convierta en ley. Pero mientras que el proyecto de ley se está debatiendo en el Congreso, miles de inmigrantes están siendo deportados, y los activistas quieren que Obama se involucre.

“El Presidente no es, ni puede ser, un espectador en el proceso”, dijo Pablo Alvarado, el director del National Day Labor Organizing Network. “Él tiene que intervenir.”

“Es una simple cuestión de equidad y justicia”, dijo Thomas A. Saenz, presidente de la Mexican American Legal Defense y Education Fund. “No tiene sentido deportar a aquellos que serían elegibles para el alivio.”