Agricultura y la Reforma Migratoria

Farming Immigration ReformLas organizaciones agrícolas están pidiendo al Congreso una reforma migratoria que facilite la contratación de trabajadores agrícolas.

La mano de obra agrícola se ha reducido al 2 por ciento de la población Estadunidense y las organizaciones agrícolas creen que la escasez de mano de obra agrícola también debe ser uno de los temas discutidos en la reforma migratoria, al igual que la seguridad fronteriza y el camino a la ciudadanía.

La mano de obra inmigrante es necesaria porque hay muy pocos ciudadanos Estadounidenses dispuestos a trabajar largas horas en condiciones difíciles.

La semana pasada, la Federación de Agricultores Americanos planteo su caso ante los legisladores en Washington. Un grupo de agricultores de Michigan fue a las oficinas de legisladores y explicó su postura. Los agricultores en Michigan contratar unos 45,000 trabajadores temporales por año, la mayoría inmigrantes. En la primavera pasada, algunos cultivos se tuvieron que quedar en el campo porque no había suficientes trabajadores.

Los republicanos de la Cámara siguen preocupados por la inmigración ilegal y esto pone a la reforma migratoria en peligro, pero la industria de la agricultura insiste en que algo se tiene que hacer para lidiar con la escasez crónica de mano de obra. El proyecto de ley de reforma migratoria del Senado podría tener una mejor oportunidad de convertirse en ley que la Ley Agrícola que la Cámara rechazó el mes pasado.

El proyecto de ley de reforma migratoria del Senado emitiría “tarjetas azules” a los trabajadores agrícolas con experiencia y que viven en los EE.UU. sin autorización. La tarjeta azul haría que estos trabajadores agrícolas se convirtieran en personas elegibles para la residencia permanente y la ciudadanía. El camino para la ciudadanía de estos trabajadores agrícolas sería más corto que el camino de otros inmigrantes indocumentados.

Otro programa en el proyecto de ley de reforma migratoria del Senado le permitiría a los agricultores contratar trabajadores extranjeros. Ellos serían considerados “trabajadores invitados” y obtendrían visas de trabajo de tres años.