Corte Prohíbe Detener Inmigrantes Indocumentados Bajo Sospecha de Status Ilegal

Un día, en el 2008, Roxana Orellana Santos, madre Salvadoreña de tres y sin la documentación apropiada, estaba sentada fuera de su trabajo comiendo un sandwich. Dos policías se acercaron a ella, determinaron que estaba aquí ilegalmente e inmediatamente la arrestaron y estuvo detenida en la cárcel por 45 días.

A principios de esta semana, un tribunal federal de apelaciones dictaminó que los funcionarios no tuvieron el derecho de arrestarla.

La decisión presenta una respuesta firme a cómo exactamente la ley federal de inmigración se debe ejercer. Ha habido bastante confusión entre las autoridades estatales y locales sobre cómo se debe cumplir las leyes federales con respecto a los inmigrantes indocumentados.

En Alabama, los oficiales han sido acusados ​​de acosar a inmigrantes indocumentados y discriminar a aquellos que piensan que pueden estar aquí sin la documentación apropiada.

Dijo el tribunal, después de una larga investigación del caso de Roxana y los dos agentes de policía en 2008: “Sostenemos que … las autoridades federales, agentes del orden público estatales y locales, no pueden detener o arrestar a un individuo basándose solamente en conocimiento o sospecha de violaciones de la ley federal de inmigración. ”

Roxana había tratado de levantarse de su mesa mientras estaba siendo interrogada y se alejó. Fue en este punto que fue capturada por los oficiales.

El tribunal ha establecido un precedente que a pesar de que algunos inmigrantes pueden estar aquí sin autorización, todavía están protegidos por la Constitución de los Estados Unidos. (Protección de búsqueda e incautación irrazonable es el derecho de Roxana violado por los dos oficiales).