Traiga su Prometido de su Mismo Sexo a los EE.UU.

Same-Sex FiancéCiudadanos de los EE.UU. que quieran traer a su prometido(a) extranjero de su mismo sexo a los EE.UU. para casarse ahora puede hacerlo con una visa K-1.

La solicitud para la visa K-1 es el Formulario I-129F, Petición para Prometido(a) Extranjero.

En el pasado, la visa K-1 no ha estado disponible para las parejas binacionales del mismo sexo. Sin embargo, debido a la decisión reciente de la Corte Suprema de anular la Sección 3 de la Ley de Defensa del Matrimonio, la visa K-1 ya está disponible para todas las parejas.

Si a usted le gustaría casarse fuera de los EE.UU. o su prometido(a) ya está dentro de los EE.UU., usted no necesita una visa K-1. La K-1 es una visa estrictamente para aquellos que buscan traer a sus prometidos a los EE.UU. para casarse

Requisitos de Elegibilidad para la Visa de Prometido de Personas del Mismo Sexo

Para que su prometido(a) de su mismo sexo obtenga una visa y pueda casarse con usted en los EE.UU., se debe probar lo siguiente:

  • Usted es un ciudadano de los EE.UU.
  • Usted y su prometido(a) se casaran dentro de 90 días de su llegada.
  • Usted y su prometido(a) son legalmente libre para casarse y todos los matrimonios anteriores han terminado por divorcio, muerte o anulación.
  • Usted y su prometido(a) se han conocido en persona al menos una vez en los últimos dos años antes de solicitar una visa K-1, a menos que
    • No ha cumplido este requisito por costumbres estrictas.
    • No ha cumplido este requisito porque le hubiera causado dificultades extremas.

Si su prometido(a) tiene un hijo (menor de 21 años y soltero), incluya los nombres en el Formulario I-129F. Los hijos pueden ser elegibles para una visa K-2 para que ellos también puedan venir a los EE.UU.

¿Qué Sucede Después de que su Prometido de su Mismo Sexo Llegue con una Visa K-1?

Como se menciona en los requisitos, una vez que su prometido(a) entra a los EE.UU., usted tiene 90 días para casarse. Una vez que usted y su prometido(a) esten casados, su nuevo cónyuge puede solicitar el ajuste de estatus y convertirse en un titular de la tarjeta de residencia permanente.

Si no se casan en el plazo de 90 días, su prometido(a) podría ser deportado y no ser elegible para beneficios de inmigración.