Activistas de inmigración luchan por los derechos de la mujer

Las organizaciones feministas y los grupos en defensa de los inmigrantes a lo largo de todo el país trabajan para movilizar a las mujeres en un intento de fortalecer su lucha por la igualdad de las mujeres inmigrantes. Las mujeres y los niños comprenden gran parte de los individuos que vienen a EE. UU. y que intentan obtener una vía hacia la ciudadanía; y por lo general, son una población ignorada. Muchos de estos grupos de defensa trabajan para revisar las leyes de la reforma migratoria debido a que consideran que no se están abordando los derechos de las mujeres y que las familias inmigrantes se ven afectadas.

Las organizaciones de apoyo a los inmigrantes han informado que el sistema de visa actual en EE. UU. favorece a las industrias dominadas por hombres como la tecnología, y, debido a que hay más visas disponibles para individuos con más educación y habilidades, muchas mujeres son ignoradas para estas oportunidades. Frecuentemente, las mujeres no pueden obtener trabajos mejores pagos en sus países de origen, lo que las limita cuando llegan a EE. UU. y solicitan una visa de trabajo. Debido a esto, la mayoría de las mujeres inmigrantes dependen de las visas basadas en la familia y se suman a la fila de más de 4 millones de inmigrantes que esperan que estos documentos les otorguen a una vía hacia la ciudadanía.

Para ayudar a cambiar esta tendencia, las mujeres en el Congreso han colaborado asistiendo a mujeres inmigrantes y ayudando a proporcionar una vía hacia la ciudadanía. Tanto los representantes republicanos como los demócratas han trabajado juntos para redactar enmiendas a las leyes de la reforma migratoria que se centrarían más en asignar visas a industrias dominadas por mujeres. Otras organizaciones utilizan distintos métodos para congregar a grupos defensores de la mujer y a ciudadanos estadounidenses a través del uso de campañas en línea en las que solicitan que el Congreso se concentre más en los derechos de las mujeres inmigrantes. Uno de los puntos principales por los que luchan los grupos es la disponibilidad de entornos de trabajo seguros para las mujeres inmigrantes que les permitirán trabajar hacia la ciudadanía por ellas mismas y por sus familias. La seguridad en el lugar de trabajo ha sido una preocupación principal para muchos grupos en defensa de la mujer, y la posibilidad de que las mujeres inmigrantes realicen contribuciones en sus familias así como en el mercado laboral de EE. UU. es muy importante a lo largo de todo el país.