De qué forma puede ayudar la reforma migratoria a los inmigrantes víctimas de violencia

Uno de muchos argumentos a favor de la reforma migratoria es que, al conferir una condición legal a inmigrantes indocumentados, se puede prevenir la violencia doméstica, ya que las mujeres indocumentadas se sentirán más seguras a la hora de buscar la ayuda de agentes del orden público.

Lynn Rosenthal, asesora de la Casa Blanca sobre la violencia hacia las mujeres, escribió en el blog de la Casa Blanca que es menos probable que tanto los inmigrantes documentados como los indocumentados que son víctima de violencia doméstica denuncien delitos contra sí o busquen ayuda de la polícía, ya que temen ser deportados o que sus familiares sean deportados. La reforma migratoria puede ayudar a blanquear la situación de estas víctimas y a hacer públicas las injusticias que han tenido que soportar.

De acuerdo con la impulsora de la actualización de la Ley de Violencia Contra la Mujer (VAWA), Gwen Moore, representante de Wisconsin ante la Cámara de los Representantes, existen desafíos significativos entre los inmigrantes que son víctima de violencia y la justicia. En algunos casos, se arresta tanto a la víctima como al maltratador después de una denuncia de violencia doméstica. Esto puede ocurrir si los oficiales de la policía no pueden entender la situación debido a barreras lingüísticas, o si la policía no puede conseguir un intérprete. Los maltratadores de algunas mujeres inmigrantes víctimas sacan provecho de la condición migratoria de dichas mujeres y amenazan con llamar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas si ellas intentan buscar ayuda. La explotación en el lugar de trabajo es una amenaza para muchas mujeres indocumentadas, que pueden sufrir condiciones laborales deficientes, acoso y hostigamiento sexual y robo de salario, porque no pueden obtener una autorización de empleo de forma legal.

También existe un programa llamado “Comunidades Seguras”, que exige que la policía tome las huellas digitales de los inmigrantes que hayan sido arrestados para verificar su condición migratoria. A veces, esto puede provocar la detención o incluso la deportación de la víctima inmigrante, lo que la separa de sus hijos y su familia.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes ejercen presión para que se implemente la reforma con el fin de detener las injusticias contra las víctimas inmigrantes. Muchos estadounidenses consideran que todas las mujeres del país, independientemente de la condición de ciudadanía, merecen protección. La representante Moore explica en su blog que “es política inquebrantable de EE. UU. que no toleremos la violencia doméstica contra ninguna mujer, independientemente de quién sea o de dónde venga”.