Inmigrantes encuentran un lugar en una panadería de la ciudad de Nueva York

Inmigrantes de todo el mundo hornean pan juntos en una panadería ubicada en el Harlem español de la ciudad de Nueva York. Jessasmyn Rodríguez, la fundadora de Hot Bread Kitchen, desarrolló esta idea después de finalizar tareas para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Central y México, donde se originó su interés por la panadería. Hot Bread Kitchen es una panadería de capacitación sin fines de lucro en la que hombres y mujeres de Marruecos a México forman un grupo ecléctico de personas que trabajan para tener una vida mejor en un país nuevo. Sin embargo, la mayoría de las personas del grupo tienen una cosa en común: todos crecieron aprendiendo a hornear panes tradicionales en sus países de origen.

Para trabajar en Hot Bread Kitchen, los candidatos (hombres y mujeres) deben ser de escasos recursos y nacidos en el extranjero. También deben desear tener independencia económica, la que pueden obtener en dicho lugar mediante la profesión de panadero. Hot Bread Kitchen es un sitio donde los inmigrantes pueden llevar lo que saben acerca de hornear y combinarlo con lecciones de idiomas. También pueden aprender sobre horneado comercial y técnicas de administración, que pueden ayudarlos mientras se embarcan en el camino hacia la ciudadanía.

Esta panadería es una de muchas novedosas cocinas incubadoras sin fines de lucro que también funcionan como centros de capacitación en idiomas y comercios de venta de alimentos preparados. Otros ejemplos incluyen La Cocina en San Francisco y Hope & Main en Rhode Island. Los propietarios de negocios y los empresarios de alimentos locales de ciudades de todo el país han descubierto las habilidades y necesidades de los inmigrantes que llegan a EE. UU., y muchos han comenzado a colaborar con donantes para ofrecer nuevas oportunidades para las poblaciones menos favorecidas.

En Hot Bread Kitchen, se paga a los trabajadores por su tiempo y sus habilidades utilizando el dinero generado con la venta de sus productos y las donaciones privadas y del sector empresarial. Además, después de un año de trabajar en esta panadería, los trabajadores reciben asistencia para encontrar trabajos de panadero profesional.