¿El divorcio afecta la condición migratoria de un titular de la tarjeta verde?

Si usted es residente permanente legal de EE. UU. y había adquirido esa condición migratoria  través de un matrimonio con un ciudadano estadounidense, su condición migratoria podría estar en riesgo en caso de divorcio. Un ciudadano extranjero que contrae matrimonio con un ciudadano estadounidense recibirá una tarjeta verde con condiciones, válida durante dos años. Las condiciones sobre la tarjeta verde pueden eliminarse presentando una petición antes de su segundo aniversario de boda.

La tarjeta verde posee condiciones para garantizar que la pareja permanezca junta cuando finalice el período de dos años y que el matrimonio sea de buena fe. Para eliminar esas condiciones y obtener una tarjeta verde válida durante 10 años, el residente condicional y el cónyuge ciudadano estadounidense deben presentar una solicitud en conjunto. Esto puede resultar difícil si la pareja se divorcia antes de que finalice el período de dos años. No obstante, es posible que en determinadas circunstancias no se llegue a la remoción de EE. UU. del cónyuge residente condicional cuando finalice el período de dos años.

Existen ciertas excepciones del requisito de presentación conjunta si el divorcio se produjo por motivos legítimos. Conforme a las leyes de inmigración de EE. UU., el cónyuge residente condicional puede solicitar una exención si proporciona motivos válidos. El cónyuge debe demostrar que el matrimonio era legítimo pero que el divorcio de la pareja no se produjo por culpa suya. A fin de obtener una exención, el cónyuge debe brindar la documentación solicitada para demostrar que su relación era legítima después de contraer matrimonio.

Es obligatorio enviar evidencia convincente, ya que el USCIS puede considerar que el matrimonio no era de buena fe, si la pareja se divorcia antes de que finalice el período condicional. Pueden proporcionarse fotografías de la pareja junto con parientes y amigos, estados de cuenta bancarios, contratos de alquiler, cartas, etc., para demostrar que el matrimonio se celebró de buena fe y que no fue solo una operación comercial. Si la evidencia que usted proporciona no es suficiente para demostrar su relación, es posible que sea removido del país, como consecuencia del divorcio. Si el USCIS considera su solicitud de exención, las condiciones sobre su tarjeta verde pueden removerse y usted podrá permanecer en el país como residente permanente legal.

En ocasiones, el divorcio puede afectar la condición de residente permanente condicional pero, si el cónyuge ciudadano extranjero se convierte en residente permanente legal antes del divorcio, su condición migratoria no estará en riesgo, incluso después del divorcio. Un cónyuge ciudadano extranjero puede convertirse en ciudadano estadounidense después de dos años y nueve meses a partir de la fecha en que el cónyuge solicitó la eliminación de las condiciones sobre la tarjeta verde y se convirtió en residente permanente legal. Ese proceso puede verse afectado por el divorcio.

El cónyuge residente permanente puede no ser elegible para solicitar la naturalización si se divorcia antes de convertirse en ciudadano estadounidense. Debe esperar dos años más para convertirse en ciudadano estadounidense a través de la naturalización, y cumplir con todos los requisitos de elegibilidad para solicitar la naturalización. No obstante, si los funcionarios de Inmigraciones descubren que el matrimonio fue solo una operación comercial, la solicitud de naturalización presentada por el cónyuge será denegada y estos pueden revocar la tarjeta verde otorgada al cónyuge ciudadano extranjero. El ciudadano extranjero que no respete las leyes de inmigración de EE. UU. y cuyo matrimonio sea un fraude puede ser deportado de EE. UU. No obstante, es posible que la condición migratoria de un ciudadano extranjero que contrajo matrimonio de buena fe no esté en riesgo, incluso después del divorcio, si se proporciona evidencia suficiente para demostrar que el matrimonio era legítimo.