Los republicanos no cumplen sus promesas sobre la reforma migratoria

La semana pasada, los republicanos de la Cámara de Representantes abordaron la reforma migratoria al aprobar un proyecto de ley que tiene en la mira la política del presidente Obama mediante la que se les otorga la condición de residente temporario a los DREAMers.

La Cámara aprobó la Ley ENFORCE con 233 votos a favor y 181 en contra el 12 de marzo. El aspecto migratorio del proyecto de ley se centra en desmantelar la ley de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que les otorga a los DREAMers (jóvenes inmigrantes indocumentados que vinieron a EE. UU. siendo niños) el derecho a trabajar y dos años de acción diferida en los que se evita la deportación. Esto se produce después de que los líderes republicanos de la Cámara de Representantes declararon en enero su apoyo para brindarles una vía hacia la ciudadanía a los DREAMers.

Obama creó la DACA a través de una orden ejecutiva evitando al Congreso ya que este no pudo avanzar en la reforma migratoria. La DACA es una política, no una ley, que se implementa mediante discreción procesal, donde se otorga la Acción Diferida caso por caso. Los republicanos argumentan que esta política abre la puerta para evadir las leyes federales y reducir el poder del Congreso.

La ley ENFORCE permitiría que los legisladores demanden al poder ejecutivo por abuso de poderes presidenciales. Además de la DACA, los republicanos citan la Ley de Cuidado de Salud Asequible (Obamacare), el control de las drogas y la educación como áreas en las que el presidente es reticente a aplicar la ley.

“La Constitución no le confiere al presidente autoridad ejecutiva para ignorar la separación de poderes y volver a escribir leyes del Congreso según sus preferencias políticas”, dijo el presidente de la Comisión Judicial, Bob Goodlatte (republicano de Virginia), en apoyo del proyecto de ley.

En un seguimiento de la ley ENFORCE, los republicanos nuevamente refuerzan las divisiones políticas a través de la legislación y solicitan que el fiscal general le informe al Congreso si la administración cambió su aplicación de las leyes. Se aprobó con 244 votos a favor y 171 en contra.

Por otro lado, los demócratas dicen que es imposible avanzar en el tema si los republicanos no hacen a un lado el dogmatismo familiar en su enfoque.

“No podemos reparar nuestro sistema migratorio fracturado, ni con más deportaciones ni con argumentos constitucionales engañosos”, dijo el representante Bill Foster (demócrata de Illinois) en el pleno de la Cámara en oposición a los proyectos de ley.

Tanto el Senado como la Casa Blanca expresaron respuestas similares a la legislación republicana. En una declaración de la oficina del líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), se dijo que los proyectos de ley no tienen chances.

“Apoyo profundamente la decisión del presidente de proteger a los DREAMers contra la deportación. Los republicanos deberían tratar de resolver los problemas para iniciar un cambio en lugar de bloquear el progreso de nuestra nación y hacerle la vida más difícil a la comunidad inmigrante”, dijo Reid.

“No es necesario analizar mucho para ver qué están haciendo hoy los republicanos de la Cámara y cuestionar si realmente consideran  avanzar en una amplia reforma migratoria”, dijo Jay Carney, vocero de la Casa Blanca.