El presidente Barack Obama aborda la reforma migratoria

El 13 de mayo, el presidente Barack Obama le dijo al público estadounidense que él espera que los miembros del Senado y de la Cámara de Representantes puedan unirse en un acuerdo sobre la reforma migratoria. Expresó su preocupación de que una vez que estén en plena marcha las elecciones de mitad de período, los políticos de la nación estarán muy ocupados ganando votos y realizando recaudaciones de fondos para sus campañas.

El presidente ha sido franco en cuanto a su postura sobre la reforma migratoria y ha dicho más de una vez que respalda un compromiso entre el Senado y la Cámara de Representantes siempre que haya una cláusula que les otorgue a los inmigrantes indocumentados una vía hacia la ciudadanía. A fines de abril, el presidente también le solicitó a Jeh Johnson, secretario de Seguridad Nacional, que revisara las políticas actuales de cumplimiento de la ley de inmigración para garantizar que los inmigrantes indocumentados sean tratados de manera justa.

“Obtuvimos esta pequeña ventaja. Cuanto más cerca estemos de las elecciones de mitad de período, más difícil será lograr que se hagan las cosas en este asunto”, dijo Obama durante una reunión en la Casa Blanca. “Quizás obtuvimos una ventaja… de dos o tres meses para poner manos a la obra en la Cámara de Representantes”.

A pesar de los esfuerzos del presidente, los defensores de la reforma migratoria continúan manifestándose para poner fin a la deportación de inmigrantes indocumentados que no son delincuentes. Los manifestantes protestaron a las puertas de la oficia de Visalia, California, del representante Devin Nunes, republicano de California, y entregaron 684 cruces blancas en bloques negros de poliestireno. Los organizadores de la protesta dijeron que cada cruz representaba a las personas que murieron mientras intentaban reunirse con sus familias.

“Estamos actuando en nombre de esas personas”, dijo Diane Koletzke, residente de Visalia, al periódico The Fresno Bee. “La gente muere intentando reunirse con sus familias”.

Nunes dijo que la reforma migratoria integral es un tema que él respalda, pero contrariamente a lo que cree el presidente, él considera que proteger las fronteras de EE. UU., implementar un programa modificado para trabajadores invitados en agricultura y brindar mejores oportunidades para inmigrantes altamente especializados, en lugar de allanar la vía hacia la ciudadanía, debe ser el foco del debate sobre la reforma migratoria.