Hillary Clinton criticó a oponentes de la reforma migratoria

Hillary Clinton se tomó un descanso de la gira promocional por su libro este martes para criticar a los oponentes de la reforma migratoria. Clinton se encontraba en Chicago dando un discurso a la United Fresh Produce Association y al Food Marketing Institute como parte de la promoción de su nuevo libro, “Hard Choices” (Decisiones difíciles), que se lanzó en las tiendas este martes.

Hizo fuertes declaraciones sobre el asunto, y manifestó que aquellos que se oponen a la reforma están “asustados porque hay una pequeña minoría de personas en la vida pública (y aquellos que ellos representan) que no parecen comprender que uno de nuestros atributos más sólidos e importantes es que aún somos una nación de inmigrantes”.

Clinton, quien, según muchos, se presentará como candidata al nombramiento democrático para presidente en 2016, hablaba a pedido de Stuart Resnick, fundador de Wonderful Brands (que posee las dos empresas alimenticias mencionadas anteriormente). Resnick dejó en claro durante su discurso que las industrias agrícola y de producción de alimentos son típicas defensoras de la reforma de la política de inmigración en EE. UU. Clinton aprovechó la oportunidad para expresar su deseo de una solución expedita.

“Espero que el Congreso pueda decidirse para hacerlo este año”, afirmó Clinton, y declaró que EE. UU. sería más fuerte si se aprobara la reforma.

Estos comentarios tuvieron lugar justo antes de que el líder de la mayoría en la Cámara, Eric Cantor, perdiera la elección primaria contra Dave Brat para la nominación a la Cámara de Representantes en el séptimo distrito de Virginia. Cantor había luchado para tomar una postura firme en ambos lados del asunto migratorio, pero había demostrado una actitud receptiva respecto de una solución parcial comprometida. Muchos consideraron esto como la mejor oportunidad que tuvieron los demócratas para negociar satisfactoriamente la reforma en la Cámara dirigida por el Partido Republicano. Su probable sucesor, Brat, se opone incondicionalmente a la reforma migratoria, y las probabilidades parecen ser bastante bajas de que demostrará flexibilidad sobre el asunto una vez que sea electo, considerando la importancia que su posición en contra de la reforma migratoria ha tenido durante su campaña hasta el momento.