Victorias para los defensores de la reforma a nivel de condado

Reform RallyLos defensores de la reforma migratoria lograron una pequeña victoria el viernes, cuando dos condados en distintas partes del país decretaron que ya no cumplirán con las solicitudes de detención de inmigración. Hasta este momento, estas solicitudes provenían del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), y tenían un impacto directo sobre los inmigrantes indocumentados detenidos en prisiones locales.

Efectivamente, si el ICE determinaba que una persona detenida en una prisión local no estaba autorizada para estar en EE. UU., se emitiría una solicitud a las autoridades locales para pedir la detención de la persona hasta que el ICE pudiera venir y llevarla. El problema que surgió de esto fue que existía una posibilidad muy real de que la persona detenida por las autoridades locales fuera arrestada de manera inconstitucional. Si las autoridades los detenían hasta que el ICE pudiera buscarlos, no habría procedimientos legales y, por lo tanto, tampoco habría revisión de la validez del arresto inicial.

El condado de Napa en California y el condado de Hennepin, el más poblado en Minnesota, anunciaron esta semana que ya no cumplirán con dichas solicitudes. Si bien cumplir con las solicitudes nunca fue obligatorio para las autoridades locales, muchos distritos policiales se habían sometido a un control de la práctica luego del juicio federal de 2012 de María Miranda-Olivares en Oregón.

Miranda-Olivares había sido arrestada por violar una orden de restricción y los funcionarios rechazaron la fianza debido a una pedido del ICE. Miranda-Olivares admitió su culpabilidad sobre uno de los cargos y fue sentenciada a 48 horas de prisión, pero su caso pasó al ICE antes de que terminara la sentencia. Un juez federal finalmente resolvió que el Estado había violado sus derechos. Esta resolución, si bien implicaba directamente a Miranda-Olivares, demostró ser una victoria clave para los defensores de la reforma al impulsar la intervención en las detenciones del ICE al nivel de condado.

Napa se une al menos a otros siete condados de California al anunciar su rechazo de todas las solicitudes de detención futuras del ICE, y Hennepin se une a su condado vecino, Ramsey, al fallar en contra del proceso.