Inversores inmigrantes buscan reforma

immigrant companiesSi bien los empresarios de todo el mundo ven con frecuencia a EE. UU. como el país ideal para poner en práctica las ideas comerciales, crece la demanda de una actualización de las leyes de inmigración para propietarios de empresas e inversores. Actualizar las leyes de las visas E2 de inversión por tratado, afirman los activistas, es necesario para que EE. UU. siga siendo una opción atractiva para inmigrantes empresarios.

Las visas E2 se otorgan a propietarios de empresas e inversores que desean hacer negocios en EE. UU. a través de una empresa nueva o ya existente. Se exige que los inmigrantes empresarios inviertan en un emprendimiento de buena fe con medios financieros y especializados. Los receptores de visas E2 son propietarios de empresas que contratan a ciudadanos estadounidenses y pagan impuestos.

Las normativas para las visas E2 se han conservado relativamente sin cambios desde 1952. Como parte de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, la visa E2 de inversión por tratado tenía el objetivo de estimular la economía nacional al crear oportunidades de inversión e infundir capital nuevo en EE. UU. Si bien una modificación de las normativas un par de años atrás logró que los cónyuges con visa E2 ahora puedan trabajar en cualquier parte mediante la elegibilidad para una autorización de empleo, muchos titulares de la visa E2 afirman que se necesitan muchas más actualizaciones de las normativas.

Las normativas actuales de la visa E2 exigen que los titulares de la visa inviertan tiempo y dinero para renovar la documentación cada cinco años y que actualicen de manera constante los permisos de ingreso para mantener la condición legal en el país de origen y en EE. UU. Asimismo, el proceso de renovación no está garantizado. Aun cuando no exista un límite para la cantidad de veces que se puede renovar una visa E2, los funcionarios siempre pueden denegar una solicitud de visa. Los titulares de la visa E2 son considerados como no inmigrantes y no tienen la opción de solicitar una tarjeta verde para finalmente obtener la ciudadanía.

Esta situación quiere decir que los inmigrantes inversores enfrentan una gran incertidumbre con respecto a su estancia en EE. UU. Cuando se trata de inmigrantes con hijos, la situación es incluso más grave. Una vez que los hijos cumplen 21 años, pierden la condición como dependientes de padres titulares de la visa E2. Esto conlleva la posibilidad de deportación a su país de origen o de acumulación de condición ilegal para estos jóvenes.

Hay aproximadamente 100.000 empresas E2 en EE. UU. que emplean a más de un millón de estadounidenses.