Parejas del mismo sexo puede encontrar alivio con la Acción Diferida

La lucha por los derechos del matrimonio entre personas del mismo sexo no es una que solo trata el acto de contraer matrimonio. Se tratan todas las implicaciones. A veces, es fácil olvidar que la condición migratoria puede estar en espera.

La Ley de Defensa del Matrimonio, puesta en vigencia en 1996, es una ley que evita que los programas gubernamentales y la ley federal permitan que las parejas del mismo sexo se reconozcan como matrimonios legales. Contraer matrimonio con un ciudadano estadounidense ofrece un camino rápido para obtener la residencia permanente y finalmente la ciudadanía.

Pero, por supuesto, no es una opción para las parejas del mismo sexo. Es difícil vivir con temor a ser deportados y separados de su ser querido en cualquier momento. Muchas parejas han sido separadas en el pasado y este problema continúa afectándolas, por lo que los defensores han estado en constante lucha para lograr un cambio.

Luego de su anuncio, la Acción Diferida, DACA, se convirtió en el único programa que puede ofrecer ayuda a aquellos que se encuentran en esta situación. La nueva norma de Obama se aplica a jóvenes indocumentados que vinieron a EE. UU. antes de cumplir 16 años y que eran menores de 31 años antes del anuncio del programa el 15 de junio de 2012.

La función de la DACA es evitar que una persona sea deportada durante un período de dos años, el cual puede renovarse. También le permite obtener una autorización de empleo y brinda licencias de conducir.