Los desafíos de mantener la ciudadanía estadounidense y la residencia permanente en otro país

La ciudadanía estadounidense y la residencia permanente tienen distintos requisitos. Esto es especialmente cierto al momento de viajar y vivir en el extranjero.

La residencia permanente y la vida en el extranjero

Un residente permanente recibe una tarjeta verde debido a su intención de vivir en EE. UU. de manera permanente. Cuando se cuestiona esta intención, la residencia permanente puede anularse.

A pesar de que la residencia permanente permite viajar fuera y dentro del país, no es posible mudarse a otro país. El viaje fuera de EE. UU. no debe durar más de un año. Si es absolutamente necesario viajar durante más de un año, un residente permanente debe solicitar un permiso de reingreso. Y si el período fuera del país es de más de dos años, se debe obtener una visa de residente que regresa.

Pero, idealmente, un residente permanente no debe permanecer fuera de EE. UU. durante más de seis meses. Esto se debe a que estar fuera durante más de seis meses causa una interrupción en la residencia continua, y esta interrupción provocará que la elegibilidad del residente permanente para solicitar la ciudadanía se vea afectada. Para calificar para solicitar la ciudadanía estadounidense, un residente permanente, en ciertas circunstancias, debe tener residencia continua durante cinco años.

Vivir en el extranjero no exime a un residente permanente de presentar declaraciones de impuestos. La no presentación de las declaraciones de impuestos también puede provocar la pérdida de la residencia permanente.

La ciudadanía estadounidense y la vida en el extranjero

Un ciudadano estadounidense está protegido por la Constitución de los Estados Unidos:

  • Un ciudadano estadounidense tiene libertad de expresión.
  • Un ciudadano estadounidense tiene libertad de culto.
  • Un ciudadano estadounidense tiene derecho a un juicio justo con jurado.
  • Un ciudadano estadounidense tiene participación plena en la elección de funcionarios públicos.
  • Un ciudadano estadounidense puede trabajar en cargos gubernamentales.

Siempre que un ciudadano estadounidense respalde y defienda la Constitución; respete y obedezca las leyes locales, estatales y federales; y pague impuestos sobre la renta y otros impuestos, nunca se le quitará la ciudadanía estadounidense. Las responsabilidades de un ciudadano estadounidense se mantendrán incluso si este vive en el extranjero. Si un ciudadano estadounidense no respalda a EE. UU., desobedece las leyes y no paga los impuestos, la ciudadanía estadounidense se pondrá completamente en riesgo.

No existen restricciones impuestas sobre el tiempo que pasan los ciudadanos estadounidenses en otro país. Todo lo que los ciudadanos estadounidenses deben comprender es que su lealtad debe permanecer con EE. UU. Cualquier signo de lealtad hacia otro país y cualquier acto de traición provocaría la pérdida de la ciudadanía estadounidense.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Sign up for our Newsletter

By clicking “Send” you agree to the Terms of Use and Privacy Policy.